s

Ipsiarum deitis de santis Lorem Ipsum. Proin gravida nibh vel veliauctor aliquenea.

¿Comer carne?, esa es la cuestión

Comer Carne, ¿sí o no? y 10 alimentos para sustituirla

Después del informe de la OMS, en el cual se reveló que el consumo de carne procesada y de carne roja es tan potencialmente cancerígena para la salud como el humo del tabaco, el alcohol, el plutonio o el aire contaminado. Se ha desatado una lucha entre comer carne o no, Sin embargo, los expertos en nutrición te despejan las inquietudes que puedas tener al respecto y que puedas disfrutar de la carne sin poner en riesgo tu salud, igualmente te dejamos 10 buenos sustitutos para disminuir el consumo de carne a la semana en tu dieta.

A la lista de comer con o sin lácteos, con o sin gluten por intolerancias alimentarias y efectos sobre la salud, se una la de comer carne roja o no, en estas últimas semanas en los que han saltados las alarmas después de que la Organización Mundial de la Salud anunciara que la carne procesada (como las salchichas o el beicon) pueden causar cáncer de colon, según aseguraba la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC).

Desde luego sabíamos que las hamburguesas, salchichas, embutidos en exceso (no consumiéndolos de forma ocasional) pueden engordar o disparar las cifras de sobrepeso o colesterol. Sin embargo, lo que ha caído como un balde de agua fría es que puede provocar cáncer de colon o de estómago según la OMS. Y ahí no acaba la cosa, que aseguran que la carne roja (vaca cordero, cerdo…) puede ser probablemente cancerígena.

Distintos expertos de la Organización Mundial de la Salud han afirmado que este tipo de alimentos son cancerígenos para los humanos y los sitúan a la altura del tabaco, el alcohol, los agentes contaminantes e incluso el plutonio.

Por otro lado, está el sentido común y la interpretación que los expertos en nutrición han hecho de este informe o el Instituto Norteamericano de la Carne de Estados Unidos quienes afirman que atenta contra el sentido común y va contra otros estudios en los que no se ha demostrado la relación entre carne y cáncer.

La conclusión de los número uno en nutrición es que no hay que ser alarmistas

Además, los estudios hablan sobre todo, de carnes procesadas en relación al cáncer colon- rectal puesto que su principal factor de riesgo es una dieta baja en fibra. “Con menor riesgo, el cáncer de estómago y mucho menor, el de páncreas y próstata”.

Así que principalmente, el riesgo está asociado a la frecuencia y cantidad de su consumo “pero a mayor grasa y nitritos en su composición, menos fibra y mayor probabilidad de cáncer de colon”

Pero acerca de comer carne roja una vez por semana dentro de una dieta rica en verduras y frutas, cereales integrales, pescado, carne blanca y frutos secos y legumbres y hábitos saludables haciendo ejercicio, no podría aumentar por sí solo el riesgo de padecer cáncer

Alimentos para reducir el consumo de carne

Quinoa: La quinoa ha sido calificada como un superalimento, que, además, es apto para celíacos, ya que no contiene gluten. Es un magnífico cereal que se consume de la misma forma, en semilla o forma de grano. Muy rico en Omega3, posee también todos los aminoácidos esenciales.

 

Pescado azul: Si se consume con moderación, el pescado azul resulta inmejorable por su aporte alimenticio a tu organismo. Sus niveles de Omega 3, antioxidante y colesterol bueno complementan su nivel de proteínas, similar a las de la carne o el huevo.

 

Tofu: Este queso de soja ha saltado de los restaurantes japoneses a las neveras de todas las casas. Lo recomiendan médicos y nutricionistas y no hay dieta vegetariana que no lo contenga. Se le considera directamente un sustituto de la leche y la carne en cuanto a su índice proteico.

 

Amaranto: Por su valor nutritivo, el amaranto se encuentra en las dietas de personajes como los astronautas e incluso es cultivado en pleno vuelo. Posee un 16 por ciento de proteína vegetal y aminoácidos esenciales como la lisina. Se puede consumir como cereal, como harina e incluso como pasta.

Semillas de chía: Se pusieron de moda hace unos meses, pero para quedarse. Ricas también en proteínas completas, poseen niveles estimables de calcio y magnesio, dos minerales esenciales.

 

Huevos: Es altamente hidratante, su aporte graso es bueno y posee la proteína de más alto nivel biológico. Es decir, la que contiene todos los nutrientes necesarios para el ser humano.

Legumbres: lentejas, soja, garbanzos…

La soja, las lentejas, los garbanzos y las habas son las que más proteína contienen, pero hay que tener cuidado si se consumen crudas porque resultan indigestas y flatulentas.

Frutos secos: Los frutos secos contienen proteínas completas, energéticas y de alto contenido en fibra. Resultan imprescindibles en una dieta equilibrada libre de colesterol y rica en ácidos grasos buenos.

Trigo sarraceno: A pesar de su nombre, nada tiene que ver con el trigo. Es una semilla que produce flores y su empleo mayoritario es en forma de harina. Su nivel proteico es considerable del 13 por ciento.

*Basado en un artículo de http://www.telva.com/
No Comments

Post A Comment